Anillos de pedida de mano ¿qué y cómo lo hago?

anillos de pedida de mano

Los anillos de pedida de mano simbolizan el compromiso adquirido por los novios para casarse. Generalmente se llevan en el dedo anual ya que se cree que por él transcurre la vena amoris, y en los países hispanos suele portarse en la mano izquierda.
Según la tradición, este anillo se lo entrega el chico a la chica como deseo de amor eterno. El diamante es una de las piedras favoritas para este tipo de sortija, por su dureza, pureza y símbolo de eternidad.

El hecho en sí de querer hacer o no una petición de matrimonio como tal depende de los novios, yo sólo quiero acercaros al mundo de los anillos pero cada uno elegirá si desea regalarlo, o no, o cómo quiere hacerlo.

Tipos de anillos de pedida de mano hay tantos como chicas en el mundo… ¿Por qué? Porque cada uno es especial y único para la novia, lleno de personalidad propia, puede ser color plata, oro, grande, pequeño, con piedra transparente o de color… Lo importante es que cuando lo elijas sepas, sientas, que es el anillo perfecto para tu chica.

Si optas por un diamente puedes elegir entre diferentes formas: redondo, baguette, en forma de pera, de corazón, en corte princesa, etc. Además, cuanto más claro luzca más puro será, y puedes optar por color transparente o con alguna tonalidad como azules, verdes, rosas, café… También la sortija (ahí donde colocamos la piedra) presenta muchas posibilidades… Dedícale tiempo y paciencia a la elección.

anillos de pedida de mano

Cómo entregar los anillos de pedida de mano

Ya hablamos recientemente que el anillo de compromiso comporta un protocolo que puede, o no cumplirse, como siempre, a gusto del consumidor. Una ceremonia como tal es más propia de familias conservadoras, quizá de otras épocas incluso, así que puedes optar por hacerlo de manera tradicional o innovar y sorprender a tu chica pidiéndole matrimonio de manera original.

Eso sí, ten preparado qué le quieres decir porque hacer entrega de anillos de pedida de mano no es cualquier cosa, así que si vas a ponerte nervioso para decírselo en vivo puedes escribirle una carta, o grabarle un vídeo, que tienes opciones para repetir…

Si lo haces más tradicional deberás organizar una comida-cena entre las dos familias, y ahí es donde deberás decírselo, delante de todos, aunque ya no se lleva eso de “pedir la mano al padre de la novia”. Si deseas hacerlo diferente, deja volar tu imaginación… De hecho, si vas a optar por un enlace, en general, distinto, desde unas invitaciones de boda originales hasta una decoración rompedora, estaría bien empezar por una sorprendente pedida de mano. No hace falta grandes producciones ni grandes alardes, si lo haces con amor y de verdad, cualquier detalle bonito será perfecto.

Una de las pedidas de mano más bonitas que he visto nunca es ésta… Eso sí, espectacular a la par que emocionante… ¿Qué os parece?

 

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Ropa de niños para bodas, vestir a los peques

A la hora de buscar ropa de niños para bodas las posibilidades...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.