Corbatas, simbolo de elegancia y distinción

La corbata en signo indiscutible de elegancia y está siempre presente en las bodas, tanto en el propio novio como en los invitados. Vamos a remontarnos un poco atrás para descubrir el origen de la corbata tal y como la entendemos actualmente.
La corbata parece ser una evolución de una prenda que se utilizaba en Croacia durante el siglo XVII, y que impresionó gratamente al rey Luis XIV de Francia que se la vio a mercenarios croatas, le gustó su elegancia (eran unas bufandas atadas al cuello con un nudo) y por eso en los años siguientes la corte francesa incorporó esta prenda a su vestimenta. Después, pasó a la corte inglesa, cuando el rey Carlos II, tras su exilio en Francia y cuando fue nombrado rey, instauró la moda de la corbata con hasta 100 nudos diferentes. La evolución de la corbata ha sido enorme durante los siglos. En el XIX se hicieron más estrechas y nacieron los nudos que conocemos actualmente. Posteriormente fueron convirtiéndose en lo que ahora entendemos como corbatas.

CorbatasNovio

La seda es el material perfecto para la corbata más elegante. A la hora de elegir la mejor corbata para vuestra boda, podéis encontrarla en páginas como corbata.es que ofrecen una amplia variedad de corbatas tanto de rayas, como estampadas, lisas, pajaritas, estampadas, etc. Y, además, nos enseñan a hacer los diferentes nudos de corbata que existen, algo muy importante puesto que llevar un buen nudo es señal de distinción y saber estar. El nudo ha de estar en contacto con el botón de arriba de la camisa pero sin se incómodo ni arrugar el cuello, pero tapado, que sea compacto y no dé sensación de que se va a abrir en cualquier momento. Si el cuello de la camisa es pequeño el nudo no deberá ser demasiado grande. Cuando hagamos el nudo deberemos conseguir que ningún extremo baje la cintura (si tapa el cinturón, bien, pero ni por encima ni por debajo es adecuado). Por supuesto, tampoco el lado de atrás (el más estrecho generalmente) debe asomar por debajo del que va por encima, y la corbata, toda, debe quedar tapada por el cuello de la camisa, sólo se verá el nudo.

En definitiva, lo principal es encontrar la corbata que mejor se adapta al estilo del traje, del novio y de la boda en general, si se quiere ser más o menos discreto existen muchísimas posibilidades en cuando a colores o dibujos, por lo que cada novio seguro tendrá la corbata perfecta para él. Después, es cuestión de llevarla con elegancia y saber estar.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Cuidados de belleza previos a la boda

¿Quién dice que el novio no puede regalarse unos cuidados de belleza...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *